Galería

cuando el espíritu y la salud se convierten en mercado

Existen muy buenos comunicadores por el mundo, dando consejos maravillosos, pero no debemos buscar consejo, debemos buscar información a partir de la cual, somos nosotros los que debemos convertirnos en nuestros mejores consejeros.

La información se puede conseguir en un buen libro, en Internet o de forma directa por el comunicador en una conferencia o taller, a partir de ahí, con esa información recibida por un módico precio, o ninguno (en el caso de Internet), es cuando debemos poner en marcha nuestra magia, nuestro poder de captación, selección y filtrado de la información.

Cuando los informadores estén creando un mercado dudoso a su alrededor, no entres, quédate con el mensaje y haz con él lo que debas hacer, pero no entres en su mercado. Es más, si compruebas que existe más mercado que mensaje, seguro que una vez aplicado el proceso de captación, selección y filtrado, compruebas que no te ha quedado nada útil.

Cuando la ambición predomina sobre el mensaje, es el síntoma más evidente de que estás ante un charlatán.

Distribuir un mensaje por un medio distinto a Internet, tiene unos costes, dedicar una vida a distribuir un mensaje también tiene unos costes, editar un libro tiene unos costes, hasta ahí todo está bien, pero cuando esos costes sean disparatados no estaremos hablando de costes y algún beneficio, sino de fines lucrativos.

Hay mucha gente que critica la labor de los comunicadores que se mueven por el mundo dando conferencias, pero no hablamos de eso. Sin esos eventos habría mucha gente que no tendría acceso a una información vivencial, que a veces es el mejor despertador que existe. Estar junto al mensajero y analizar sus vibraciones es una de las mejores formas de filtrado. Muchos de estos comunicadores han decidido dedicar su vida a distribuir el mensaje y eso no puede ser criticable sino de agradecer.

Sin embargo, pedimos atención especial sobre todo en lo que a la salud se refiere, si alguien es capaz de mercadear con tu salud a precios que te parezcan incoherentes para tu bolsillo, por favor medítalo muy bien, antes de caer. Si lo que te ofrecen es un producto, puedes hacer fácilmente un cálculo de costes, si alguien te quiere ayudar no tratará de obtener altos beneficios de la ayuda que te ofrece. Y si lo que te ofrece es terapia, también puedes analizar cuánto puede costarle a esa persona dedicarte su tiempo, es evidente que tiene que mantenerse si dedica su vida a esto, pero no sería un buen indicativo que viviera por todo lo alto, con el pretexto de ayudar, porque en ese caso creo que serías tu quien le estaría ayudando a él a pegarse la gran vida.

Todos los que andamos por aquí tratamos de salir del Sistema, pero ojo, el Sistema si le dejas, también vendrá por aquí.

Desde aquí nuestro más sincero agradecimiento a todos los profesionales que dedican su vida a investigar e informar del resultado de sus investigaciones, con el único propósito de ayudar a aquellos que por falta de conocimiento o medios, nunca conseguirían los mismos resultados.

Anuncios

2 Respuestas a “cuando el espíritu y la salud se convierten en mercado

  1. Saludos Carlos desde Brasil. Me encantó tu artículo y tu página. Adelante hermano cósmico, que el universo te guíe con su LUZ y AMOR…