Galería

Fragmentos del libro Vivir en el Universo (Matias de Stefano)

El 11.05.2011, la parte más joven del equipo esenciaveda, se desplazó hasta Palma de Mallorca, para conocer de cerca a Matias de Stefano en uno de sus talleres.

La experiencia fue muy enriquecedora, no hubo prisas por parte de Matias que alargó su taller más de hora y media sobre lo previsto. Claridad, concisión y orden en toda su exposición.

El final del taller estuvo dirigido a la parte práctica para facilitar el proceso del fin de la era de Piscis para nuestra entrada en la era de Acuario, con claves para nuestro comportamiento.

Destacaremos la importancia de eliminar la frustración que es una de las tareas pendientes a resolver en la era de Piscis para la entrada en la era de Acuario.

A través del amor incondicional, perdonando a los que vemos como nuestros enemigos les liberamos al instante del karma que nos une, volviéndoles así más sutiles, siendo esta nuestra mejor actuacion a la hora de ayudar con este proceso.

El cambio ocurrirá, pero no hay que tener prisas, es un proceso lento pero seguro, siempre y cuando no sintamos frustración, lo cual nos mantendría anclados a la era de Piscis.

En la era de Acuario se trabajará con la voluntad , la sabiduría y el amor incondicional (como entendimiento), y trabajaremos estos aspectos con el arte, la filosofía y la música.

La era de Acuario romperá con los dogmas y las jerarquías establecidas, como ya estamos viendo en las nuevas generaciones, que vienen a participar de la no accion y ver como cae el sistema por su propio peso, mientras desarrollan sus cualidades y trabajan en lo que realmente les llene. Es importante no atar a los jovenes con imperativos ni jerarquías sólo hay que dejarlos fluir, porque en ellos está el cambio.

Al final del taller, hubo una meditación conjunta que tenía como objetivo principal, sanar el karma de España con Sudamérica.

Os dejamos aquí, unos fragmentos del libro Vivir en el Universo.

*******************************************

Nosotros, nacimos del mismo nacimiento, y somos el mismo nacimiento,
pues cada parte de nuestra esencia corresponde a cada parte del universo,
y el universo, es nosotros y nuestro entorno. Es en nosotros y en el ámbito
que nosotros conformamos y completamos, donde se desarrollan las
grandes verdades, las que son nuestras y conforman la Verdad. Esas
verdades, poseen el nombre de Historias, y son las que paso a paso en
nuestra existencia, conforman las claves de nuestro karma, nuestro
camino transitado, el sendero que caminamos, y los caminos que vendrán
tras el horizonte.
He visto miles de realidades, cientos de universos y existencias, y es por
ello que puedo hablar de la humana como una de las más complejas
existencias, de las cuales se vale en esencia de todo cuanto dentro de las
verdades confunde. Podría decirse que es la prolongación de los sentidos
de la gran Luz central brillando en un concentrado ciclo detrás de los
umbrales de la materia.
Jamás había oído hablar de la materia en mis comienzos, pues habitaba
en los espacios del no-tiempo y no-espacio, sitio en el que no hay sitio y en
el que todo, incluso la más siniestra oscuridad, es pura luz divina.
“GhanArsayan” Mi hogar, mi nido, era aquél cordón inexistente al que unos llaman Matriz:
Intenten imaginar… un sitio tan grande que no pueda ni siquiera
considerarse como real, algo sin límites, sin fin, algo de lo que todos, en
cierta forma, dependemos… Algo que sobrevive a todas las existencias, a
las luces, incluso a la Luz … un enorme espiral del que sois parte
conformando todos los confines inimaginados. Todos nos movemos en él,
porque somos él, son las ramas de las cuales el gran dios universal se
provee para alimentar y recrear a su esencia troncal y sus incontables
raíces que crecen de un lado lumínico en el que liga su fortaleza con las
demás raíces universales. Allí, sobre las ramas que en simbiosis sostienen a
la gran Fuente nutridora de las hojas del espacio, nos hallamos todos,
absolutamente todos los que la conformamos. Es nuestro hogar, del cual
nos desentendemos varias veces en nuestra existencia, esencia de la
existencia misma que es tan sutil que parece no existir.
Mis historias, prenden de este espiral, mi hogar, el mundo en el que he
visto todas las realidades que he plasmado en mis recuerdos.
En mis caminos, transitaba las verdades de todos los seres y todas las
acciones y funciones de las existencias y sus esencias. Me regocijaba en las
luces del Divino, del universo, atravesando la Fuente y los lados más
oscuros y las tinieblas, en las que yo aún veía luz.
Mi labor, en aquellos amplios espacios, infinitos, era el de enviar a través
de mi ser la mayor cantidad de información que a mi esencia soportase el
tránsito, y todo ello así poder residir en el gran círculo de la Memoria
Universal, el anillo de la Fuente en la que todo, sin mesura del tiempo ni el
espacio, se registraba lo habido, lo existente y lo a por haber, a expensas de
lo lineal, transmutando su esencia en infinito y llenando a la Fuente de
tanta vida que lograba abastecer así a cada parte de aquél gran árbol que
mecía sus hojas hacia abajo, de lado, conectando sus raíces con el infinito.
Todas aquellas vivencias convivían en mi esencia, pues yo era ser de ese
Ser, célula de aquél cuerpo, que por tal, contenía en mí la misma
información que en su conjunto, y por mí ésta transitaba; y eran todas ellas
las que yo, en mis caminos, expedía como oxígeno exhalado de los
pulmones de un vivo en un mundo de aire.

Como todo espiral, sus movimientos nos llevaban a todos consigo en un
inacabable frenesí que nos transportaba de un sitio a otro, aunque sólo
quienes conscientes éramos de su presencia tan fuerte y sutil podíamos
apreciar este movimiento ciclónico. Para muchos, este revuelo era
electricidad, o en su contrario, estática inerte, esencia, o inexistencia, pues
así como la Supremacía de la Luz en la Fuente, era Ser y No-Ser en Tiempo y No-Tiempo en un Espacio No-Espacial.
Con cada movimiento, nosotros, los entes de la Matriz Viva, viajábamos
por las luces hacia nuevos mundos universales, nuevos sitios, esencias y
existencias, y yo, yo fui más allá de lo que siempre había recorrido. Los
conjuntos galácticos danzaban a mi alrededor en forma material aunque
como espectros sin forma que a lo lejos brillaban entre la luz que nadie
más veía.

Debemos ser conciencia, nosotros sabemos quiénes somos, porqué
nacimos y a dónde deseamos ir, y sólo escribiéndolo, cantándolo, o
pintándolo, somos capaces de revernos.

Fragmentos del libro VIVIR EN EL UNIVERSO matias de stefano

About these ads

2 Respuestas a “Fragmentos del libro Vivir en el Universo (Matias de Stefano)

  1. Gracias “Esenciaveda”, hermoso fracmento que nos reafirma en nuestra labor, como co-creadores con el Universo, en el acto de escribir, pintar o componer música. La atención desarrollada, mientras estamos en actitud creativa, nos lleva a ese encuentro con nosotros mismos y nuestra esencia más pura, la parte divina que reside en todos nosotros, al despertar de la conciencia, a la iluminación, a la felicidad. Vivir en estado creativo es “parar el tiempo” biológico celular, es reforzar nuestro sistema inmunitario, es en definitiva “alcanzar el Cielo en la Tierra”.
    Salud,paz y armonía para tí, gracias de nuevo.