Galería

Fragmentos del libro Vivir en la Tierra (Matias de Stefano)

El Espíritu es la Esencia, chispas del Cuerpo de Dios*, sus “Electrones”.
Ellos no tienen forma, son un destello de luz pura que se mueve en la
inmensidad. Contienen en sí todo el conocimiento desde el Origen. Pero,
los espíritus tienen dos funciones que realizar: lograr que todo
aquello que se volvió denso en el Universo vuelva a la luz pura, con el
fin de integrar toda la experiencia del Cosmos para lo que ya sabe
y así poder convertirse cada uno de ellos, en un nuevo Dios.
Lo logra mediante la “densificación”*.

El Alma es el vehículo denso más cercano que tiene el Espíritu. Ésta se compone de diferentes energías, por eso es densa, porque ya no es sólo luz pura. Su cuerpo son los famosos Chakras* (raíz, sacro, plexo, corazón, timo, laríngeo, tercer ojo, corona), es decir, las glándulas energéticas que permiten que el espíritu pueda acercarse a la máxima densidad, que es la Materia.

El Alma es el Puente entre Luz Pura yMateria, y es la que acumula toda la historia que al Espíritu le sirve de experiencia. Podría decirse que el Alma es la Agenda viva del Espíritu.
El alma debe adaptarse a todas las formas de la Naturaleza (Fisis) para
permitir que el Espíritu aprenda de la Experiencia mientras a través de sus
actos en la vida, busca la manera más apropiada de lograr que la materia,
vuelva a la Luz Pura.

El Cuerpo es el Templo del Alma, tan sagrado como el Espíritu, sólo que mucho más denso. Sus glándulas físicas son las riendas a las cuales el cuerpo del Alma se aferra y puede dar Vida al cuerpo físico.
Por separado, ninguno de los Tres podría lograr nada, pero su unión, su
alineación y el pleno funcionamiento de los tres en su conjunto, hace que
todo se mueva en completo orden.

Nuestro entorno, englobando las personas, las cosas, los hechos que nos
suceden, la cultura, las razas y muchísimos factores de la vida física, es
conocido en la Tierra como aquello que debemos conocer, experimentar y
descubrir, todo para vivir en sociedad. Pero, hay una visión del entorno
que no está aún tomada en la sociedad, y es la de: “Entorno” como “Espejo”.
Todo lo que encuentres en el exterior, en el mundo más allá de tu piel para afuera, son reflejos de lo que llevamos dentro. Debemos saber diferenciar qué nos pertenece y qué no, y qué nos afecta no por lo antimoral o feo o hermoso, etc., sino por lo que sentimos realmente dentro en relación a las cosas.

Nosotros somos seres de Luz, “Espíritus” sin forma, que tomamos forma gracias a las “Almas” , puentes entre Mundos, aprendiendo gracias a la experiencia que el mundo físico nos brinda, a través de las personalidades y las complejidades materiales, desentrañando los misterios de Dios desde lo más denso para saber a pleno cómo funcionan y llegar a ser un Dios nuevo; somos todos una potencia de Dios, el Cosmos, creados físicamente por razas de otras constelaciones y por animales de la Tierra, guiados por los que viven en las estrellas para reencontrarnos en un
camino conjunto de espiritualidad material, buscando el cauce de nuestra
evolución mutua, volviendo hacia la Luz Pura, la Fuente, el camino a casa.
Todo este proceso complejo y que parece tan difícil y largo, no es más
que una escuela, la escuela de Vida, que nos ayuda a Ser y formar parte del
Universo. Todos los procesos en el mundo físico, serán respetados, valorados y “deidificados” en el momento en que sepamos quiénes somos cada uno de nosotros y porqué estamos aquí, y estas dos preguntas, se responden solas con el paso de la vida y las prácticas constantes en el movimiento incesante de la Tierra.

Los sabios en la Tierra, como Buda, Jesús y Mahoma, entre tantos otros,
cumplieron su nivel de máxima sabiduría, y es por eso que
desapegadamente pudieron cumplir con los tres mecanismos al mismo
tiempo. Todos los humanos pueden hacerlo, y es por eso que en estos
nuevos tiempos, en los tiempos de Acuario, el humano debe abandonar las Religiones, pues él es capaz de guiarse a sí mismo buscando por sí solo el camino más apropiado a seguir.

“la historia la escriben los que ganan”, así fue contada nuestra historia. Muchos de los hechos que se nos han enseñado, son mentiras o están mal contados. Se enseña una historia sin fundamentos, lineal, que nos lleva a no entender qué relación tiene con nosotros lo que estudiamos de Roma o el siglo XVII, cuando en realidad, hay muchísima relación en el presente. El problema es haber olvidado que la historia, como el tiempo, es Circular, y que todo se repite de una manera diferente, pero con los mismos patrones.

La Evolución está comprendida en un amplio historial que se adjudica al Alma y que sirve a los seres espirituales para la práctica en los mundos físicos.

El nacer es la iniciación a la Vida, y la Muerte la iniciación a la otra Vida.
La Vida está compuesta de todos los componentes físicos y etéricos conocidos y desconocidos. La Vida va más allá de la Muerte, pues es la vida la que nos permite aprendermientras transitamos los diversos caminos de las realidades, y eso abarca un amplio sector del universo y de las existencias, por eso, la Vida es entendida como la escuela del alma, y la Muerte, en cualquier nivel, es entendida como la graduación del alma en ese aprendizaje.
La muerte también existe en planos superiores, pues no es más que una transformación que permite el traspaso de un nivel a otro de conciencia, de existencia y aprendizaje.

El Sistema Solar está ordenado de acuerdo a las partes que componen el Universo, aunque en una escala muy pequeña, así como el cuerpo Humano. Los chakras y órganos del cuerpo, también pueden ser distribuidos por nuestro Sistema Solar (13 planetas = 13 articulaciones; sol = páncreas o plexo, etc.) Esta conexión tan profunda, es la que nos debe
permitir entender cómo nos afectan los movimientos planetarios, a
nuestra personalidad, carácter o manera de tomarnos las cosas en
determinado momento.

El Humano no es en su totalidad de este SistemaSolar, sino que proviene de otros. El humano es una mezcla de razas que por exilio o por deber, llegaron a transformar los planetas de este Sistema generando hijos entre razas de la Tierra y entre sus gentes.

La Tierra se ha convertido en un vórtice* donde todo confluye. Los Mundos etéricos y físicos que existen en el cosmos, son sitios donde los
seres se desarrollan y preparan para algunos aprendizajes o trabajos,
misiones, a realizar. Las almas encarnan en los mundos porque así pueden acumular la experiencia de los mismos, pero hay momentos cruciales en los grupos álmicos, en los que todo debe hacerse mucho más rápido, o momentos en que el aprendizaje debe ser concentrado.

La Verdad del Universo, sólo se descubre si no desprestigiamos las demás verdades. La Verdad, está compuesta de todas las verdades, y hay una verdad por persona y por hecho, desde cada visión, y todo es cierto! Todo tiene su verdad. Sólo si unimos esas verdades, y las compenetramos, las integramos como vividas, entendiéndolas desde todos sus puntos, sin descartar ni una sola por más falsa que parezca, sólo entonces reconoceremos la Verdad, y ese día, sabrán que están en la Gloria.

Fragmentos del libro VIVIR EN LA TIERRA (Matias de Stefano)

Anuncios

6 Respuestas a “Fragmentos del libro Vivir en la Tierra (Matias de Stefano)

  1. gracies pel teu blog, dona molta llum!!!!

  2. Henry Gonzalez

    Hola,soy un cubano que vive en tokyo y agradezco muchisimo lo que estan haciendo,mucha energia positiva para uds.Ahora ultimamente cuando miro al sol se ve azul,podrian explicarme por fabor.Saludos desde tokyo

    • Hola Henry, muchas gracias por tu intervención. Interesante lo que dices acerca del color del sol, desde tokio, ¿podrías sacar alguna foto?, quizás en este blog que te indicamos te puedan indicar cómo hacerlo, él se dedica a fotografiar al sol, su nombre es Miguel Furlock y su blog http://sombrasbaul.wordpress.com/
      Un abrazo,

  3. Mila Rodriguez

    Esto de que todas las verdades son ciertas, no me cuadra. Sé que hay una sola – la existencia del Creador y su manifiestación en la Tierra en forma del aliento para que el ser humano pueda conectarse con él y así evolucionar, porque aunque pertenecemos al mundo animal, podemos ser conscientes del aliento. Y otra cosa no me cuadra – que tenemos que respetar a los que han elegido el camino de la maldad. Entiendo que pueden ser nuestros profesores, pero respetarlos? Es demasiado. Mi Maestro dice que elijamos la luz y no la oscuridad. Entren en la http://www.wopg.org

    y gracias

  4. si, me gustaria darme cuenta en que forma podemos aceptar a los maleantes asesinos, violadores, ladrones, que van en contra de todo lo moral. como tomamos esto?