Galería

La espera…una red que encarcela

Pasamos la mayor parte de nuestras vidas, esperando a que algo ocurra, esperando a que algo cambie, esperando a que algo mejore, …, todo esto en el mejor de los casos, porque en el peor de los casos, también pasamos la mayor parte de nuestras vidas, temiendo a que algo ocurra, temiendo a que algo cambie, temiendo a que algo empeore…

Esperar, bien sea de forma esperanzada o temerosa, es un hábito que adquirimos  desde muy temprana edad, en el que esperamos ser alimentados, arropados, protegidos o reprimidos, según el caso de cada cual.

La espera, es una forma más de conductivismo a la que deberíamos empezar a renunciar, la espera es la NO ACCIÓN y es un hábito del que se aprovechan aquellos que a nuestro alrededor manejan el poder, desde nuestro querido amigo líder  o padre, hasta la jerarquía más alta en nuestra escala de valores.

Incluso cuando esperamos algo de nosotros mismos, aunque pueda parecernos que nuestro esfuerzo y nuestro tesón será el que consiga aquello que esperamos, estamos dejando en el tiempo indefinido de la espera, lo más importante, que es la ACCIÓN INMEDIATA, AQUÍ Y AHORA, porque al marcarnos un tiempo para conseguir aquello que esperamos de nosotros mismos, lo estamos alejando irremediablemente de nosotros.

Si el tiempo que marcamos es determinado, estamos dejando el éxito o el fracaso en sus manos, y si es indefinido o indeterminado, estamos dejando en sus manos, nuestras vidas al completo.

Todo lo que dejamos en manos del tiempo, nos atrapa y nos encarcela en la red de la espera. Todos nuestros pensamientos están regidos por el tiempo, bien escarban en experiencias pasadas o imaginan experiencias futuras, por lo tanto son tan INACTIVOS como INEFECTIVOS.

Si en lugar de trabajar a partir de pensamientos regidos por el tiempo, trabajáramos  con CONSCIENCIA, estaríamos entrando en la ACCIÓN, porque la consciencia trabaja  con el AQUÍ y el AHORA, acercándonos irremediablemente al resultado inmediato de la ACCIÓN.

Vamos a tratar de poner un vasto ejemplo de cómo el factor tiempo, en el que tenemos fundamentado el sentido de nuestras vidas, nos aleja cada vez más del sentido realmente funcional de las mismas:

Imaginemos lo lejano que nos parece el Cosmos cuando se habla de los años luz que nos alejan de cualquier estrella, planeta, o galaxia, y sin embargo, analizad lo cercano que está de vosotros si no lo afectáis por el tiempo y visualizáis el aquí y el ahora. Si tuvierais la facultad de enfocar con un potente zoom la estrella que ahora es un punto de luz que te cuentan está a años luz de ti, estaría aquí y ahora tal cual tu lo estás. La sola acción de enfocar, actúa y acerca esa realidad que supuestamente es inalcanzable porque hace años luz que existió, hasta el punto de hacerla parte de ti.

La acción de ENFOQUE, puedes hacerla desde la más absoluta QUIETUD, porque en la QUIETUD DE LA CONSCIENCIA, no existe el tiempo, sólo el espacio vibracional en infinitas frecuencias.

Anuncios

4 Respuestas a “La espera…una red que encarcela

  1. Somos seres creativos,creamos todo a partir de Conciencia y Energia. Somos el propio OBSERVADOR. Lo importante es Reconocernos y Sabernos dueños de nuestras propias existencias.

    • Totalmente de acuerdo Yeanneth, SOMOS EL PROPIO OBSERVADOR. LO IMPORTANTE ES RECONOCERNOS Y SABERNOS DUEÑOS DE NUESTRAS PROPIAS EXISTENCIAS, … Estupenda frase…

      Gracias por SER y por haber dejado tu huella por aquí.

  2. Pues yo opino que somos todos unos delincuentes

  3. Rexina Martínez Hernández

    Despierta y toma tu verdadera conciencia ¡Eso es de verdad vivir,vibrar,sentir,ser!
    ni bien ni mal solo ser.